REGRESAR



Mis mejores 5 tips en consulta

Mis mejores 5 tips en consulta 

Por: Maricarmen Osés
Nutrióloga

 

La mayoría de los pacientes llegan a mi consultorio buscando una receta mágica para ser delgados y/o saludables. Lo cierto es que, aunque no existe el “hilo negro” o el “santo grial” para lograrlo, sí hay acciones, hábitos y elecciones inteligentes que te ayudarán a estar más contento con tu cuerpo y mantenerte saludable al mismo tiempo.

 A continuación, te comparto los mejores consejos que doy a mis pacientes en consulta.

1) Siempre recordar que “La dosis hace al veneno “, esta frase célebre de Paracelso la utilizo frecuentemente para explicar que lo que más importa para llevar una nutrición correcta es la cantidad de lo que consumes. Las personas creen que existen alimentos malos y buenos, que enflacan o que engordan, que enferman o que curan. Si bien hay alimentos con mejor perfil nutrimental que otros, una dieta correcta debe incluir de todo en las porciones adecuadas. Satanizar alimentos como el azúcar, el glúten o los lácteos, no tiene fundamento y es sólo moda. Glorificarlos tampoco, pues nada por sí solo hará que seas delgado o saludable. Lo ideal es cuidar las porciones, llevando una dieta variada y moderada que se base particularmente en verduras, frutas, cereales integrales, proteínas magras y alguno que otro gusto especial que disfrutes.

2) Si la dieta es de fantasía, los kilos bajados o cualquier objetivo que hayas elegido también lo serán. Con dietas de fantasía me refiero a régimen que son imposibles de llevar en la vida cotidiana o que no son sostenibles y al final no generan cambio de hábitos.

3) Fraccionar la dieta y cuidar no tener hambre durante el día.  El ser moderado y ordenado en la alimentación sólo es posible si tu dieta te alimenta correctamente y no pasas hambre. Si no dejas de comer por periodos prolongados, tendrás la capacidad de elegir de manera inteligente lo que haces con tus alimentos.

4) Consumir proteína magra en todas tus comidas. Es la mejor manera de tener un peso saludable y, por lo tanto, no sufrir de enfermedades. El metabolismo está muy relacionado con la frecuencia de consumo de proteína. Si acompañas tu desayuno, lunch de media mañana, comida, lunch de media tarde y cena con algo de proteína saludable, como pechuga de pavo, huevo, pollo, pescado, salchicha de pechuga de pavo, queso panela, Oaxaca o yogurt, tu gasto energético será más eficiente.

5) Soltar la ley de “todo o nada”. Los buenos hábitos nada tienen que ver con conductas extremas o compulsivas. La disciplina no es rígida, es constante y consistente. De tal manera que tu alimentación debe considerar también el aspecto social, psicológico y emocional de la comida. No es comer súper saludable, sino tener una vida en bienestar y equilibrio… una vida en balance.